Presentación de mundo: Wall Mapu

¡Hola! Si te gusta lo que lees aquí, me encantaría que me apoyaras uniéndote a mi Patreon. Estoy tratando de ganarme la vida escribiendo, y todo ayuda.


Esta es la primera vez que me han entrevistado de manera escrita. Como verás, está enfocada en el proceso de construcción de mundos (o worldbuilding), con un énfasis en lo que realicé en La vía de las pukona y Ngen Mapu, además de mi próximo proyecto de inspiración Mapuche: Wall Mapu: La tierra circundante, para Dungeons & Dragons 5E.


Entrevista de Ike Riva

¡Hola! Mi nombre es Helena Real (ella/ella) y soy una escritora, editora, traductora y director de juego (DJ) profesional trans chilena. Estudié y me especialicé en Lingüística y Literatura Inglesa acá en Chile, pero realicé mi primera construcción de mundos cuando tenía 17-18 años. En ese momento estaba leyendo El libro de los cuentos perdidos de Tolkien y la trilogía El señor del tiempo de Louise Cooper. La combinación de la construcción de palabras y la mitología de Tolkien, junto a mi insatisfacción con el final de El señor del tiempo me llevaron a escribir mis primeros intentos de mitología e historia de un mundo de fantasía. Sin embargo, no avancé mucho en esa eóca; sólo recuerdo haber tomado notas sobre los nombres de dioses y diosas y sus respectivos dominios.

Después de eso, pasé a desarrollar mi propio mundo de fantasía oscura en los años siguientes. Llamé a este mundo «Las tierras destrozadas» y ambienté algunas de mis primeras historias allí. Sin embargo, nunca pasó de esa etapa primordial. Era demasiado complejo y mitológico para tener algún uso práctico al escribir cuentos y novelas, ¡excepto para hacerlos crípticos! Más tarde, me enamoré de la mitología y las leyendas celtas, e intenté construir mi propia versión de ellas; pero, una vez más, nunca evolucionó más allá del uso del idioma (de manera amateur) y alguna versión simplificada de los nombres celtas.

Finalmente, alrededor de 2015 tuve la oportunidad de escribir un suplemento para juegos de rol de mesa para Evil Hat Productions. Aunque mi propuesta aprobada era para un mundo de fantasía celta, decidí aprovechar esta oportunidad para desarrollar una de mis pasiones de la infancia: el pueblo Mapuche. Les Mapuches son les habitantes aborígenes más numeroses tanto de Chile como de Argentina, y aunque aún hoy están con nosotres, gran parte de sus mitos y leyendas no se conservan en estado «puro». En cambio, tenemos las versiones que los sacerdotes católicos escribieron de ellos, en las que torcieron y mutilaron los originales para dar espacio a su dios.

Teniendo esto en cuenta, di un giro al proyecto y dediqué los siguientes meses (y años) a reencontrarme con los mitos y leyendas Mapuche, tratando de buscar fuentes primarias y, cuando no las hubiera, fuentes secundarias que fueran respetuosas con lo que les Mapuche habían mencionado de hecho como sus creencias, mitos y leyendas. Por supuesto, esto creó un grupo de fuentes muy fragmentario, por lo que decidí agregar mis propias ideas, tratando de ser lo más respetuoso y coherente posible con lo original, para crear una base sólida a partir de la cual crear nuevas historias ambientadas en este mundo Mapuche, uno que no había sufrido la invasión española y el genocidio de 1536 EC en adelante. El resultado, al menos en una primera etapa, es lo que puedes leer en La vía de las pukona (2018).

¡Eso es fascinante! Creo que ese cambio definitivamente fue fortuito, tanto para les jugadores de Fate, que ahora pueden disfrutar de un nuevo escenario refrescante e interesante, como para les jugadores de Dungeons & Dragons 5ta Edición, que pueden estar anhelando tu próximo proyecto: Wall Mapu: La tierra circundante. ¿Pueden les aficionades esperar que el mundo de Wall Mapu sea el mismo que el de Pukona, o simplemente compartirán la misma base en los mitos y leyendas mapuche?

¡Gran pregunta! Y sí: el mundo de Wall Mapu: La tierra circundante es básicamente el mismo que el de Pukona. Sin embargo, ha habido algunos cambios, principalmente por lo que Wall Mapu le aporta a D&D 5E, pero también porque mi apreciación de la cosmovisión Mapuche ha cambiado y evolucionado durante los últimos años. He encontrado nuevas fuentes secundarias, así como algunas primarias, y han agregado algunas piezas faltantes al mundo de inspiración Mapuche que he estado construyendo. Al mismo tiempo, me han proporcionado algunos desafíos interesantes con respecto a la información (anteriormente desconocida para mí), que estuve feliz de incorporar.

Bueno, por mi parte, ¡estoy anhelando ver más de tus exploraciones de la cosmovisión Mapuche! Sin embargo, tengo curiosidad acerca de cómo la mecánica de los dos sistemas diferentes (Fate y D&D 5E) impactó tu construcción de mundo y tu narrativa, si es que lo hizo.

Lo hicieron, de hecho. En el caso de La vía de las pukona, la flexibilidad del sistema significó que básicamente escribí un nuevo conjunto de reglas para complementar el increíble motor que ofrece Fate. En el caso de Wall Mapu, tomé una ruta de diseño diferente: traté de modificar el sistema subyacente lo menos posible, pero en cambio opté por hacer algunos cambios importantes en las suposiciones subyacentes, y a menudo no declaradas, de Dungeons & Dragons 5ta Edición. Sólo como ejemplo: en D&D 5E tradicional, obtienes la mayor parte de tu experiencia al derrotar (y, a menudo, matar) criaturas. En Wall Mapu, no solo no obtienes puntos de experiencia al hacer eso, sino que corres el riesgo de corromperte. En esencia, si matas suficientes seres vivos conscientes, te conviertes en un monstruo y tienes que retirar tu personaje. Y deshacerse de esa corrupción es, en la mayoría de las circunstancias narrativas, imposible. La única forma de «subir de nivel» en Wall Mapu es subiendo de nivel a tu comunidad (lof). Así que sí, la construcción de mundo fue diferente porque, aunque quería enfatizar algunos de los mismos aspectos, cada juego de rol de mesa (JDR) me proporcionó diferentes herramientas para hacer el trabajo.

Lo entiendo. ¡Eso tiene mucho sentido! Dada la relativa flexibilidad de Fate en comparación con D&D 5E, ¿cuáles son sus planes para futuros proyectos de construcción de mundos después de Wall Mapu? ¿Quieres seguir construyendo mundos de inspiración Mapuche dentro del contexto de Fate, D&D 5E o expandirte a otro sistema?

En este momento no tengo más planes para expandir mi construcción de mundos de inspiración Mapuche a otros sistemas de JDR, ¡pero nunca digas nunca! Por ahora estoy enfocado en terminar Wall Mapu y luego buscar la mejor manera de publicarlo. Me gustaría revisar lo que ya he escrito en Pukona y Ngen Mapu con algunos suplementos adicionales después, pero eso depende de muchos factores, por lo que no puedo decir que estén en lo alto de mi lista de tareas pendientes.

Por otro lado, el año pasado escribí un primer intento de lo que solo puedo describir como un «Silmarillion Mapuche», un compendio de mitos y leyendas que explican la creación de la tierra y las diferentes etapas o mundos que han existido —y han sido destruidos— desde entonces. Estoy emocionada de editarlo y luego buscar alguna manera de publicarlo. Ese libro es el mejor desarrollado y más mitológico de todas las construcciones de mundo de inspiración Mapuche que he hecho, ¡así que tengo muchas ganas de completarlo y compartirlo con el mundo!

Eso suena realmente profundo y muy interesante. 

¡Veo que también eres fanático de El Silmarillion! Tolkien ambientó su Tierra Media en una versión lejana de nuestro propio planeta y, mientras leía La vía de las pukona, noté que describías de manera similar el mundo de Pukona como «una antigua sociedad mapuche que nunca existió». ¿Significa esto que es una historia alternativa, tal vez como la Tierra Media de Tolkien, o es un tipo diferente de ucronía?

Diría que la construcción de mundos de inspiración Mapuche que he realizado está muy cerca de la Tierra Media de Tolkien, ¡aunque no pretendo acercarme tanto a los detalles como lo hace Tolkien cuando se trata de la Tierra Media! Él es el rey de ese juego y yo ni siquiera soy una aspirante. Pero sí, espero que mi reconstrucción fantástica de esa sociedad Mapuche antes de la invasión española pueda brindarnos de alguna manera una visión del maravilloso mundo en el que debieron habitar. Uno en el que las relaciones de persona a persona eran más estrechas y la comunidad era verdaderamente la base de nuestra sociedad. También creo que la relación que les Mapuche tenían —y aún tienen— con lo sobrenatural era envidiable: no les adoraban ni les tenían miedo, sino que tenían una relación fluida, como la de diferentes pueblos que se entienden y trabajan les unes con les otres. Realmente habitaban un mundo mágico, un mundo «completo» si entiendes lo que quiero decir.

¡Creo que sí! Lo que mencionas me recuerda mucho a ciertas nociones de creencias míticas y cómo los mitos pueden convertirse en realidades al afectar la forma en que las personas interactúan con el mundo y entre sí. 

Nuestro próximo número trata sobre las interacciones sociales, la etiqueta y las expectativas, lo que me hizo preguntarme qué tipo de hábitos sociales existen para la gente en Pukona. ¿Cómo enseñas a los jugadores sobre ellos y los animas a asumir esas normas sociales en el juego?

Esto es algo que lamentablemente no tuve la oportunidad de desarrollar más en Pukona, pero el pueblo Mapuche tenía, y todavía tiene, un sistema social muy desarrollado. Su sociedad Mapuche original era, a mi modo de ver, tanto igualitaria como comunista, por lo que eso ya insinúa la importancia de mostrar respeto por todes. Además, su reunión social más importante, el Ngillatun, era una en la que les miembres de diferentes comunidades se reunían y celebraban su vínculo con los seres sobrenaturales y entre sí, estableciendo nuevas relaciones entre elles, por lo que estarás de acuerdo conmigo en que sus interacciones sociales fueron (y siguen siendo) muy importantes para elles. Si añadimos a eso que incluso algo tan personal, en nuestra mentalidad occidental, como una ceremonia de curación (Machitun) se celebraba en comunidad, en mi opinión, su sentido de comunidad no tenía paralelo. ¿Te imaginas a une médique occidental operando con toda la comunidad observando y cooperando?

Un ejemplo más del increíblemente complejo sentido de la etiqueta de les Mapuches: el típico saludo Mapuche, el equivalente a nuestro «¡Buenos días!», es Mari mari. Mari es la palabra para el número «diez», por lo que el saludo es básicamente: «(Mis) diez (y tus) diez». Somos iguales: he aquí mis diez dedos que se juntan con tus diez dedos. Maravilloso, ¿no?

¡Eso es muy interesante de aprender! Definitivamente puedo ver la influencia de esa cosmovisión subyacente al mundo de Pukona, especialmente cómo es la comunidad y no el individuo quien sube de nivel y «progresa». Aunque quizás no hayas podido desarrollar tanto este aspecto en Pukona, imagino que ocupa un lugar más destacado en tu «Silmarillion Mapuche».

En el descargo de responsabilidad de Pukona, mencionas que la construcción de tu mundo depende mucho de fuentes secundarias. Quería preguntarle, porque es posible que parte de nuestra audiencia de habla inglesa no lo sepa, ¿por qué es tan difícil encontrar fuentes primarias sobre les natives? Especialmente fuentes imparciales.

Las dificultades en este caso son múltiples, pero intentaré explicarlo tanto como pueda. 

Primero, la cultura Mapuche es principalmente oral; eso quiere decir que no tuvieron escritura a lo largo de la mayor parte de su historia, y que sus tradiciones y creencias se han mantenido mayormente a través de las historias contadas en cada comunidad. Esto significa que ha habido poques o ningún autore Mapuche que haya presentado las tradiciones de las que provienen en forma de ficción, y ninguno en el género de fantasía, que yo sepa. Están más interesades, como es comprensible, en la lucha política actual en la que están inmerses, que ha durado al menos un siglo y medio. En resumen, los estados chileno y argentino robaron grandes porciones de su patria a través de expropiaciones y otros medios todavía menos aceptables.

Esta situación política también ha generado, al menos en Chile, que su principal territorio sea uno con una presencia militar absurda. Los enfrentamientos entre el pueblo Mapuche y los militares son comunes; la gente muere en ambos lados y la situación sigue escalando. Esto crea una situación en la que une wingka, une «extranjere», como lo soy yo, tendría dificultades sin la presentación de un local, que tuve en un momento, pero pospuse el viaje y luego nos golpeó la pandemia. Espero poder ir y quedarme en una comunidad Mapuche (lof) en el futuro para aprender todo lo que pueda de primera mano.

Considerando todas estas cosas, lo que tenemos ahora son numerosos libros escritos por personas no Mapuche siguiendo relatos dados por personas Mapuche. El problema, como mencioné antes, es que algunes de estes autores están más interesades ​​en intercalar sus propias ideas, ya sea catolicismo o cosas New Age, que en lo que dicen les Mapuche. También se me puede culpar de esto, pero la principal diferencia es que claramente estoy escribiendo ficción y que nunca pretendo escribir Historia en lugar de historias.

¡Gracias por explicarlo! Realmente lo aprecio. Y todo eso tiene mucho sentido. Dados todos estos obstáculos para llegar a las perspectivas mapuche, históricas y contemporáneas, ¿cuáles son algunas buenas fuentes que recomendarías para aquelles que quieran averiguar más del pueblo Mapuche, ya sean directores de juego (DJ) que desean dirigir mejor La vía de las pukona o constructores de mundos que buscan más visiones del mundo para considerar en su trabajo?

[Nota: En la entrevista original entregué datos de libros en inglés acerca del tema —que son pocos y difíciles de encontrar— así que he decidido redactar una nueva respuesta para esta versión, considerando que el material en español es mucho más abundante].

Por suerte en español tenemos numerosos libros con gran cantidad de material acerca del pueblo Mapuche.

El primer libro que recomendaría es Historia de los antiguos mapuches del sur de José Bengoa. Lo mejor de este libro es que enfoca en reconstruir, en tanto como es posible, la sociedad Mapuche previa a la invasión española. El material presente acá es de primera calidad y Bengoa es un renombrado historiador y antropólogo, por lo que es una muy buena fuente secundaria.

En el caso de querer empaparse de la narrativa y ethos Mapuche, no puedo sino recomendar la trilogía Cuenta el pueblo Mapuche, de Bertha Koessler-Ilg. Esta es una recopilación de historias y tradiciones que la autora reunió a lo largo de varias décadas a partir de entrevistas a ancianes Mapuche que se atendían en la consulta médica de su esposo. Aunque esta es una fuente secundaria, en sí, el trabajo de Koessler-Ilg es notable por la fidelidad que demuestra a la hora de plasmar los testimonios, sin intentar corregir o unificarlos para presentar una obra coherente. Tan grande fue el alcance de su obra que ella sólo alcanzó a ver publicado el primer tomo en vida, pero esta versión incluye dos tomos adicionales editados post mortem por sus nietes con la ayuda de profesionales.

Finalmente, hay un libro fantástico (sic) llamado Mapuche: Lengua y cultura de Arturo Hernández y Nelly Ramos, con ilustraciones de Carlos Cárcamo. Este libro funciona como un mini diccionario mapudungun – español – inglés ilustrado que permite conocer palabras y términos y empaparse de la cultura Mapuche de manera fácil y entretenida. ¡Definitivamente un gran recurso a la hora de dirigir partidas!

¡Gracias por esos recursos! Y, hablando del Mapudungun, para algunos lectores puede parecer que hay mucha creación de lenguaje (o conlang) en La vía de las pukona, pero gran parte es claramente el idioma mapuche en sí. Esto me hizo sentir curiosidad acerca de la cantidad de creación de lenguaes que realizaste (si es que lo hiciste) para crear esta ambientación; por ejemplo, si había algún término que necesitaras usar que simplemente no existía en Mapudungun. Y, de ser así, ¿cómo fue tu proceso?

Sí, la verdad es que no realicé mucha creación de lenguaje. Aunque en teoría me encanta, e hice una gran cantidad cuando comencé a construir mundos, no hice ninguna invención de palabras propiamente tal en La vía de las pukona (o Ngen Mapu, para el caso).

Lo que hice, y no sé si esto califica como creación de lenguaje o no, fue tomar palabras originales en Mapudungun y expandir su significado. Por ejemplo: kona (forma plural pukona). La palabra existe en Mapudungun, pero como ocurre con la mayoría de las palabras en los idiomas, no sabemos por qué se creó. Lo que sí sabemos es que se usa para referirse a una serie de ideas o conceptos: «valiente», «joven», «guerrero», «soldado» y «sirviente». Entonces, en lugar de optar por la suposición natural, esta es una palabra con muchos significados inconexos, fui en la dirección totalmente opuesta: ¿y si kona representara un solo concepto? ¿Un tipo de persona que encarnó todas estas ideas dispares? Y así fue como «aterricé» una idea que ya tenía (mujeres guerreras jóvenes al servicio de una figura importante en la sociedad) en la cultura Mapuche. Entonces, en otras palabras: no siento que inventé una palabra, sino que la reinterpreté para servir a la narrativa que estaba tratando de construir.

Algo especial ocurrió con la palabra pillañ. Esta es una de las palabras más «deformadas» de la lengua y cultura Mapuche. Muches erudites y académiques se han apropiado de ella como el equivalente de demonios (o ángeles), o incluso dioses, dependiendo de lo que intenten defender. Por eso tuve muchos problemas para encajarlo en mi cosmología Mapuche fantástica. Y luego leí un artículo de Tadashi Yanai que presentó, de manera persuasiva a mi manera de pensar, la idea de que pillañ estaba de hecho relacionada con la palabra püllü, que es una de las palabras en Mapudungun para referirse a «espíritu» o «alma». De ese punto de salto tomé pillañ y le convertí en el «alma» o «espíritu» de los lugares naturales. Esta interpretación no sólo encajaba con la construcción de mundo que yo estaba haciendo, sino que también se sentía coherente con otros antecedentes de la cultura Mapuche a los que tuve acceso.

Entonces, como puedes ver, más que crear palabras per se, torcí y reinterpreté tantas palabras originales como fuese necesario para encajar en el mundo ficticio que estaba construyendo. No fueron tantas como une pensaría, pero no me atrevería a presentar la mitología y cultura mapuche que escribí como «real».

¡Entiendo! Aunque es posible que no las hayas hecho desde cero, el proceso de torcido y reinterpretación es definitivamente creativo. ¡Y, en última instancia, da como resultado un lenguaje construido!

Creo que el cuidado que pusiste en este proyecto brilla claramente en el producto final, y que les lectores y jugadores podrán apreciar una visión de mundo completamente nueva gracias a tu trabajo. Les jueces de los Premios Indie Groundbreaker de 2019 ciertamente estuvieron de acuerdo, ¡y le dieron a Pukona el premio a la Mejor Ambientación de ese año! Dada la calidad del producto final y la aclamación de la crítica que recibió, creo que a nuestres lectores les interesará mucho conocer las lecciones más importantes que aprendiste mientras creabas esto. ¿Cómo afectarán tus futuros proyectos creativos?

Sí, bueno, ¡obtener ese premio fue increíble! Estaba encantada con la nominación, pero que tu trabajo fuera reconocido por tus colegas, que saben lo difícil que es pasar de la idea al producto terminado, fue un gran honor. Creo que es el premio más importante que he recibido en mi vida y siempre tendrá un lugar especial en mi corazón.

Ahora, y tratando de responder a tu pregunta, aprendí muchas lecciones increíblemente valiosas de Pukona. Por ejemplo, es mucho más difícil de lo que parece escribir algo relativamente pequeño en lugar de ir y escribir un tomo enorme. O que los títulos son afanosos, y que es mucho mejor hacerse con uno bueno cuanto antes que dejar la decisión para el final.

Sin embargo, la verdadera lección que aprendí de Pukona es que no sólo puedes escribir un proyecto apasionante, no, tienes que hacerlo. El proceso desde la idea hasta el libro terminado es tan largo (en el caso de Pukona fueron más de dos años), que no creo que el dinero o cualquier otro tipo de gratificación externa pueda durar todo el proceso. Tendrás días difíciles en los que querrás dejarlo y, en mi caso, lo único que me mantuvo en pie fue recordar que, por más difícil que pareciera, estaba escribiendo algo que era mucho más importante de lo que yo. 

Leí un dicho Mapuche que decía que «el mensaje es más importante que le mensajere» y no puedo estar lo suficientemente de acuerdo. Cuando incorporé eso en mi escritura, me ayudó inmensamente a combatir todos los miedos y amenazas al ego involucrados en escribir para una audiencia.

Esa es una lección fantástica, y creo que será realmente útil para todes les creatives si se toma a pecho. El dicho mapuche sobre el mensaje y el mensajero es notable, ¡y muy acertado! 

Hablando de las dificultades de escribir en formato corto, quería comentar sobre el cuento que está insertado antes de la introducción de La vía de las pukona, que se centra en [un grupo de pukona] y Antümañke. Encontré que este es un «gancho» muy atractivo a la ambientación, y tenía curiosidad acerca de tu razonamiento e intención detrás de comenzar el texto de esta manera.

¡Estoy tan contenta de que te haya gustado! ¡Considero que los comienzos de cualquier tipo son las cosas más difíciles, y el comienzo de un libro es la más difícil de todas!

Escribí tal vez una docena de variaciones de una apertura para Pukona. En todos los casos, mi corriente de pensamiento fue: «Necesito presentar a las personas que no saben nada sobre esto, cómo es el mundo (y por lo tanto el juego) en el espacio más pequeño posible». Así que pasé de una narración en primera persona de la creación del mundo a una perspectiva histórica en tercera persona sobre el asunto. Nada parecía funcionar. me parecía demasiado largo, demasiado críptico o simplemente demasiado extraño. No se sentía acogedor.

Y luego, Colleen Rourke (otra autora de Mundos Fate) leyó una versión beta y ofreció algunas ediciones increíblemente precisas de lo que se convertiría en la ficción de apertura actual. Cuando me di cuenta de lo que podía hacer en 200-300 palabras si me enfocaba con láser en el momento decisivo de cualquier kona —su muerte— seguí adelante y edité la ficción anterior sin piedad. El resultado es, después de un par de pases de edición más, lo que encuentra al comienzo del libro.

Creo que es fundamental proporcionar a les jugadores/lectores la ficción adecuada cuando se desconoce el mundo de fantasía/secundario en el que están entrando. De lo contrario, corres el riesgo de perder su interés al hacer que vayan de cabeza a un bloque de texto con una serie de nuevos conceptos y palabras para las que no tienen contexto. Esta pequeña ficción se convierte en el contexto de todo lo demás que viene en el libro después.

¡Creo que ciertamente lograste hacer un comienzo atractivo! No haría justicia al comienzo si no mencionara la ilustración insertada antes del cuento. Es en sí misma como un gancho, como una ventana a un mundo secundario diferente y misterioso. Como dicen, una imagen vale más que mil palabras. Tratar de transmitir el mundo en el espacio más pequeño posible es esencialmente una cuestión de transmitir información de la manera más eficiente posible.

Sin embargo, el énfasis de la forma abreviada en la eficiencia de la información y en aprovechar al máximo el espacio es difícil. Más aún si uno está tratando de establecer un escenario. Las trampas de la construcción de mundos de formato corto, como dices, son que las piezas pueden volverse demasiado largas, crípticas o «ahí afuera». 

Teniendo en cuenta estos problemas, y que los solucionaste, creo que tanto les escritores como les constructores de mundos estarían realmente interesades ​​y se beneficiarían de escuchar tus pensamientos y consejos sobre el proceso de revisión. ¿Cómo editas? ¿Qué papel deben tener otres creatives en el proceso de une?

Considero que la edición es una parte fundamental del proceso creativo. Los primeros borradores son divertidos y todo eso, pero son sólo eso: borradores, bocetos aproximados que sugieren lo que podría ser. Teniendo en cuenta eso, edito en una forma muy común (supongo). Después de terminar un borrador lo dejo reposar por un tiempo (semanas o meses), y una vez que ha pasado el tiempo suficiente, imprimo una versión del primer borrador y me siento a leerlo armado con un bolígrafo rojo y la disposición a hacer los cambios necesarios para sacar la mejor historia del material que encuentre.

Por lo general, esto me da un montón de ideas y cosas que necesitan cambiar. Una vez que hago una lista de ellos, trato de dividirlos entre fundamentales y accesorios. Los cambios fundamentales incluyen cosas como crear o eliminar personajes, agregar o eliminar secciones completas o reescrituras importantes. Estos los abordo primero, y trato de ser lo más paciente posible durante todo el proceso, porque sé que terminaré odiándome a mí misma, generalmente a la mitad.

Una vez hecho lo fundamental, voy por los accesorios. Esto me da un segundo borrador sólido que ahora estoy en condiciones de compartir con les lectores beta, que son pocos y distantes entre sí. Es difícil encontrar buenes lectores beta, pero creo que son invaluables. Tan pronto como terminan de leer trato de reunirme con elles y les pido su opinión honesta. A veces se necesitan algunos empujones o picaneaos, pero a menudo se abren después y derraman muchos comentarios útiles sobre el trabajo. Hoy en día trato de grabar esto, pero antes trataba de tomar notas mientras hablábamos. Afortunadamente, ahora tenemos las herramientas disponibles para grabar la conversación y escucharla después.

Después de eso, es hora de que entre le editore y, según mi experiencia hasta ahora, ha sido otra fuente invaluable de conocimiento en lo que respecta al texto. A la mayoría de mis editores se les ocurrieron ideas y cambios que yo nunca podría haber ideado, pero se siente bien cuando los mencionan. Además, mi mejor editora hasta el momento, Elizabeth Chaipraditkul, tiene el increíble poder de siempre empujar mis límites, por lo que le doy crédito por sacar siempre lo mejor de mí sin importar la situación.

¡Gracias por darnos una idea tan clara de tu proceso! Creo que este es un relato concreto y muy útil de un proceso creativo que ayudará a les lectores a tener mejores expectativas de su propio trabajo. Estoy completamente de acuerdo en que buscar retroalimentación es invaluable y que la ventaja de los ojos de otra persona es precisamente que ven lo que une no puede ver. ¡Y esa depresión en la mitad de la etapa es ciertamente mortal! Pero la paciencia y el trabajo dedicado, como observas, son una respuesta productiva a este desafío creativo. 

Antes de concluir con la entrevista, quería preguntar: ¿hubo algún elemento de la cultura Mapuche, La vía de las pukona o la construcción de mundo en sí misma que quisieras discutir, pero que no llegamos a abordar en esta entrevista?

Bueno, creo que sólo quiero mencionar que no estoy interesada en la cultura Mapuche desde el punto de vista de une anticuarie, como (lamentablemente) parece estarlo la mayoría de les estudioses. Lo que quiero decir con eso es que no me importa «descubrir» leyendas y mitos Mapuche para conservarlos en un museo, no. La razón por la que escribo ficción basada en la cultura mapuche es porque creo que lo que creen los Mapuche no solo es relevante sino crucial para nosotros en 2021. Nosotros, que vivimos en un mundo que está al borde de un apocalipsis natural, podríamos de seguro aprovechar un poco de la gran sabiduría que tiene el pueblo Mapuche, que se puede resumir en algo tan simple como: «Nosotros no somos dueñes de la Tierra; la Tierra nos posee. Somos Sus hijes. De Ella venimos y a Ella volveremos, una vez que nuestras vidas aquí hayan terminado». Realmente considero que esto es un cambio de paradigma que nos ayudaría a centrarnos en lo que es realmente importante y, al mismo tiempo, desvíar nuestra atención de los ciclos destructivos en los que estamos atrapados como especie.

Creo que es una cosmovisión muy importante que sin duda deberíamos tener en cuenta, especialmente por su potencial utilidad en nuestro mundo actual. ¡Gracias por poner el foco en una cultura viva tan interesante, por enseñárnosla a mí y a nuestres lectores y por darnos la oportunidad de acercarnos a ella a través de los juegos de mesa! 

Realmente apreciamos tu tiempo para responder a mis preguntas y tus maravillosas respuestas.

¡Gracias por el interés y las excelentes preguntas! Me divertí mucho respondiéndolas.


Esta entrevista fue editada para la revista Worldbuilding.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s