Masters of the Universe: Revelation – Una reescritura feminista de He-Man

Acabo de terminar de ver los primeros 5 episodios, o la Parte 1, según me dijeron, de Masters of the Universe: Revelation, la nueva serie de animación producida por Kevin Smith para Netflix, basada en la querida franquicia de los 80: He-Man and the Masters of the Universe.

Tengo que ser honesto aquí: tenía cero expectativas acerca de este proyecto, incluso yendo tan lejos como hasta haber olvidado su fecha de lanzamiento. Si un amigo no lo hubiera mencionado, probablemente habría pasado un par de días más (o incluso semanas) sin verlo ni prestarle atención.

Ahora, sin embargo, me alegro mucho de que lo haya mencionado y me alegro aún más de haberla visto, pero, sobre todo, me alegro de haberme equivocado. Tan equivocada. Esta serie es mucho mejor que cualquier cosa que pudiera haber imaginado porque, en esencia, Masters of the Universe: Revelation (Revelation, de ahora en adelante) es la reescritura feminista de He-Man que no creía que fuese posible.

Por el poder de Grayskull

Crecí viendo los dibujos animados originales de He-Man. Aunque las tramas eran débiles y los anuncios de servicio público al final molestos, la pequeña yo lo disfrutaba inmensamente porque era algo que no sabía en ese entonces que llegaría a amar inmensamente más adelante en mi vida.

He-Man era fantasía.

No era fantasía de alta calidad, pero sí imaginativa. Les personajes eran atrevides y atractives, los nombres eran ridículamente obvios —¡pero tan fáciles de recordar!— y toda la estética se sentía fresca y vibrante, esa combinación entre magia y tecnología, o fantasía y ciencia ficción, que se grabaría a fuego en mi mente inocente. Hasta el día de hoy, hago referencia a He-Man siempre que necesito encontrar buenos ejemplos de fantasía científica o arcanepunk, como a veces se le llama.

En resumen: soy una nerd de He-Man. He visto las series (todas ellas), conozco los nombres… ¡Diantres! Incluso he leído los cómics. Y, sin embargo, hoy no volvería a ver los dibujos animados originales. Mi principal razón para no hacerlo no tiene nada que ver con la mala animación, las tramas ridículamente malas o la falta de progreso dramático, sino con toda la mierda machista que forma el ADN central de ese amor infantil.

El hombre más varonil que jamás haya vivido

He-Man (1983) es jodidamente problemático. Los personajes femeninos son poco más que una decoración, todo el mundo es súper jodidamente blanco, y quien no es fuerte o tiene emociones más allá de la ira recibe burlas o menosprecios (Orko, Cringer). Lo que es peor, la mierda machista llega tan lejos que Skeletor, uno de los personajes más geniales en la historia de los Malos malosos, está escrito como una parodia de mariquitas, un estereotipo peyorativo utilizado para designar formas no convencionales de masculinidad.

Y luego está el protagonista mismo, el hombre más varonil que jamás haya vivido: He-Man. Es tan macho que la mitad de su nombre es «hombre». Mientras que Adam es inocente y despreocupado, He-Man es fuerte y violento… Y se supone que eso es admirable. Peor aún, He-Man tiene una inquietante tendencia a burlarse de sus adversarios por no ser tan fuertes y sin emociones como él. Lo siento, pero me suena más a un matón que a cualquier otra cosa.

Los escritores del programa original presentaban constantemente el ingenio y la amplia gama de emociones de Skeletor como algo indeseable, y el estoicismo de He-Man como un estándar para vivir. Los anuncios de servicio público al final de cada episodio generalmente giraban en torno a ser «bueno» de la manera más tradicional, heteronormativa cis-blanca posible.

Por eso no vería el He-Man original ahora. Me incomoda y me recuerda que la mayoría de las cosas creadas en los años 80 eran, bajo su barniz de progreso, una auténtica mierda fóbica hacia las minorías.

El Sr. Smith

En mi opinión, Kevin Smith es un ejemplo perfecto del privilegio masculino blanco. Si me preguntas, lo mejor que había hecho antes de Revelation era Dogma, una película que me gusta mucho pero que no ha envejecido bien. Y, a pesar de no tener relevancia artística en más de 20 años, el Sr. Smith todavía aparece en todas partes. El otro día descubrí que será una de las voces en The Sandman Act II en Audible (a propósito: no puedo recomendar esta versión lo suficiente a cualquiera que esté interesado en Sandman, ya sea que hayas leído los cómics originales o no).

Entonces, cuando se anunció Revelation, y gran parte de la responsabilidad de la serie recayó en el trabajo de Smith como productor, showrunner y escritor, comencé a dudar. Sonaba como algo para otras personas, no como She-Ra (2018), por ejemplo, que fue escrito por y para personas LGBTQI+. Me separé aún más de la serie cuando leí una entrevista en la que Smith distanció su proyecto de la audaz reescritura de She-Ra antes mencionada de una fantasía que alguna vez fue dominada por la mirada masculina, y enfatizó que He-Man (2021) era «para los fanáticos de la original».

Oh, oh. Alerta nazi. Alerta nazi.

Decidí en ese momento que trataría de olvidar la existencia de la He-Man de Smith tanto como pudiera. Después de todo, en el mundo actual de narrativas super abundantes, simplemente puedes no mirar o leer algunas cosas. Es lo que he hecho con la mayoría del universo cinematográfico de DC después de Man of Steel, por ejemplo. Es lo que hice con las películas de El Hobbit y esa horrible pseudo-biopic de Tolkien también (y la gente me invitó más de una vez a ver esas películas de mierda gratis. Comida rápida incluida). Entonces, ¿cuál era el daño en perderme la He-Man de Smith?

Defying Gravi— ¡Ejem! «Expectativas» 

Así que ahora probablemente te imaginas con razón que me senté a ver Revelation con expectativas menos que positivas, por así decirlo. De hecho, estaba listo para cerrar la pantalla a la primera señal de celebrar la «buena mierda de macho».

Y luego terminó el primer episodio y me quedé boquiabierto.

Te recomiendo que vayas a ver la serie, si aún no lo has hecho. La siguiente discusión incluye spoilers de los cinco episodios publicados hasta ahora.

SPOILERS PARA LA PARTE 1 DE MASTERS OF THE UNIVERSE: REVELATION DESDE AHORA EN ADELANTE

Para mi absoluta alegría, lo que Smith y compañía hicieron fue tomar todo lo que era asombroso sobre He-Man (1983) y agregar todo lo que no estaba allí: la gente de color, la amplia gama de emociones, el fuerte sentido de la trama y el progreso, y las mujeres. Tantas. Mujeres. Mujeres jóvenes. Ancianas. Mujeres humanas. Mujeres alienígenas.

Desde los primeros momentos la serie establece su increíble premisa: el protagonista ya no es Adam/He-Man, sino Teela. Sí, la niña que fue la hija adoptiva de Man-At-Arms. Esa misma. ¡El primer episodio, de hecho, comienza con su ceremonia para convertirse ella misma en Man-At-Arms! Y es fuerte y segura de sí misma, y ​​está lista para luchar contra Skeletor y todes les demás de la Montaña Serpiente ahora.

Me sorprendió gratamente esta configuración, pero luego He-Man (2021) hizo algo aún mejor: deconstruyó al antiguo He-Man. Nos mostró el verdadero final de una lucha machista «heroica»: muerte y más muerte. Aniquilación. El fin de todo. Smith y compañía revelaron lo feo debajo que mencioné antes y, lo que es aún más interesante, lo llevaron a su conclusión natural. La guerra no beneficia a nadie. No existe una «guerra para acabar con todas las guerras». La violencia sólo engendra violencia, nunca paz. El deseo de Skeletor de validación a cualquier costo y la falta de empatía de He-Man y su respuesta violenta por defecto sólo pueden terminar de una manera: con ambos muertos y el mundo más pobre por ello.

Y esto fue sólo el episodio 1, gente.

La tensión central

Matt Colville dijo que «muchas [de las buenas historias] tienen una tensión central»… Y estoy de acuerdo con él. Una tensión central es el conflicto entre dos fuerzas principales que se encuentra en el centro de una narrativa. Los ejemplos incluyen: el bien contra el mal, el hombre contra la naturaleza, el orden contra el caos, etc.

Revelation, a diferencia de su predecesora de 1983, tiene una gran tensión central: la magia contra la tecnología. Les antagonistas están todes a favor de la tecnología, mientras que les protagonistas son pro-magia. Esto crea un escenario maravilloso, en el que los personajes antiguos y nueves pueden tener nuevas lealtades; ya no existe Skeletor y compañía vs. He-Man y compañía y eso es muy refrescante. Realmente se siente como una secuela, en el sentido de explorar un nuevo conflicto en lugar de repasar el mismo terreno de siempre.

Sorprendentemente, Teela es la heroína reacia, una mercenaria en el mundo posterior a He-Man que la serie establece después del episodio 1. La idealista de la causa mágica es, de hecho, Evil-Lyn, quien se convierte en la experta en magia del grupo protagonista, y el trío principal se ve completado por Andra, una nueva personaje femenina negra con un don para la tecnología y una nerd sobre las cosas viejas de He-Man.

¿La búsqueda de este trío? Salvar la magia y restaurar Eternia.

Hablemos de una trama feminista.

Los viejos personajes se unen a este trío pero, en este caso, se sienten nuevos porque el final de la vieja lucha los cambió. Beast-Man, por ejemplo, siempre ha estado enamorado de Evil-Lyn, pero ahora, en lugar de ser un personaje cómico, se presenta como un amor platónico que sirve a la causa heroica.

Y así continúa, con les héroes visitando tanto el infierno como el cielo de Eternia en su misión de restaurar el mundo y toda la creación. Las aventuras se centran en los personajes secundarios, en explorarlos y profundizarlos. ¡Incluso Orko tiene un arco de personaje maravillosamente dramático! Y Cringer llega a ser sabio gracias a su miedo.

Otro detalle que me encantó: Evil-Lyn es la Bruja, la Mujer Sabia del grupo. Increíblemente interpretada por la incomparable Lena Headey, cuando se quita el casco todo su cabello es blanco. Su rostro tiene cicatrices y arrugas. Es simplemente genial.

Y luego viene el episodio final. En Preternia, el equivalente celestial de la serie, los personajes conocen a les viejes héroes del mundo, les alter egos de He-Man. ¡Y son maravillosamente diversos! ¡Incluso hay una mujer!

En este momento, la serie gira para que Adam tenga la oportunidad de resucitar, para convertirse en He-Man nuevamente. Y mis viejos miedos regresaron. ¿Fueron estos cinco episodios sólo una larga estafa para volver al antiguo status quo? Seguí mirando con temor…

¡Ya tengo el poder!

Y luego todo se fue a la mierda. En el buen sentido.

Adam vuelve a la vida y está a punto de convertirse en He-Man por primera vez desde que murió… Y entonces, una lanza lo atraviesa de atrás hacia adelante. ¡Gorgotea en su propia sangre y aparece Skeletor! El hijo de yuta estuvo escondido en la mochila de Evil-Lynn todo el tiempo.

Lo que es peor, tanto Evil-Lyn como Beast-Man regresan al lado de Skeletor una vez que él regresa. ¡Los viejos hábitos (tóxicos) son difíciles de dejar!

Y luego, Skeletor consigue hacer lo único que siempre quiso hacer.

Dice las palabras y se convierte, según sus propias palabras, en «un dios».

¿Qué sigue?

Ahora que todo está en ruinas, no sé qué pensar. Quizás fue todo un engaño para restaurar el status quo, pero no lo creo. Me parece que esta serie va a alguna parte.

Y yo la seguiré viendo, al menos.

Realmente espero que el próximo lote de episodios sea tan bueno como estos cinco. Han sido algunas de las mejores sorpresas de ficción que he recibido en mucho tiempo.

Si no, al menos siempre tendremos la Parte 1 de Masters of the Universe: Revelation para mirar hacia atrás con cariño.


¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Genial! Ayúdame dejando un comentario, compartiéndolo con une amigue o uniéndote a mi Patreon. Estoy tratando de mantenerme con mi escritura y se agradece cualquier ayuda.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s